Carta a mi futuro Presidente

Sr. Futuro Presidente,

No se si se llamará Mariano, Pedro, Albert o Pablo pero seguro que está muy preocupado con conseguir en las siguientes semanas convencer a muchas personas de que usted es la persona indicada para mejorar la vida de los ciudadanos de este País.

Somos un grupo de médicos que llevamos en precario décadas esperando que alguien se digne a solucionar nuestra situación. Le explico, desde los años ochenta hasta ahora la oferta de formación de médicos especialistas, la demanda de plazas de formación y la demanda de especialista ha sido totalmente inadecuada. En los años 80 y 90 miles de médicos vieron como se les cerraba la puerta de la especialización MIR por falta de plazas a la vez que alguien les daba una oportunidad de especializarse y empezar a trabajar como especialista. Faltaban especialistas por todas partes por lo que se formaron miles. Ha ocurrido con otras profesiones como notarios, jueces…

El sistema sanitario público crecía y necesitaba de gran cantidad de facultativos especialistas que no se formaban por la vía MIR. Con los años se formó una gran bolsa de médicos especialistas sin título oficial (MESTOs) que precisó varias regularizaciones en 1994 y 1999. Nuestros compañeros obtuvieron el título de especialista y desde entonces ejercen sin problemas. La última regularización del 1999 dejó a muchos MESTOS sin poder acceder al título por no cumplir el requisito solicitado de tiempo de ejercicio. Además se añadieron otros MESTOS posteriormente ante la gran demanda de especialistas no satisfecha por la vía MIR aumentando la bolsa de Mestos actual. Desde entonces no se ha planteado ninguna solución más.

En la actualidad somos más de 2000 médicos que continuamos ejerciendo como especialistas sin título oficial después de 10, 15 o 20 años. Nuestra situación es incomoda y peligrosa. Genera precariedad laboral y baja autoestima. Somos juguetes rotos que ahora molestan después de haber trabajado para que nuestro sistema sanitario se sostenga.

Desde hace dos legislaturas se nos promete una regularización que no llega y cada vez nos perjudica más. Promesas que no se cumplen una y otra vez.

No somos niños, algunos ya cerca de la jubilación pero otros aún con 20 años de posible ejercicio por delante. En esto años nuestra experiencia y formación continuada nos permite ejercer con normalidad sin diferencia con los especialistas vía MIR, pero sin seguridad laboral.

La angustia en que vivimos nosotros y nuestras familias es inmensa por eso me gustaría que se pusieran en nuestro lugar. Seguramente alguno de nosotros les ha atendido o a su familia alguna vez en la vida. Hemos podido traer su hijo al mundo, operado de su cadera a su madre, ser el pediatra de su hijo o el anestesista de su cirugía. Seguro que nunca ha oído hablar de nosotros pero existimos en hospitales públicos y privados incluidos centros Universitarios o de gran prestigio.

Ahora si ya se ha puesto en nuestro lugar ¿Está dispuesto a solucionar el problema de miles de familias? En sus manos está.

Un saludo,

Un médico especialista sin título oficial.

 

Un pensamiento en “Carta a mi futuro Presidente

  1. María Cruz

    Es una carta que explica muy bien la situación y el sentimiento e indignacion ante la falta de soluciones al problema.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *